FIJATE LO NUEVO

lunes, 21 de enero de 2008

La empanada argentina

Acostumbrado a cenar a las nueve de la noche, Antonio le pidió a la Doña que se apure con la comida. "Pero, pá" interrumpió como de costumbre Lucas, su hijo de veinte años. "¡Estamos a plena luz del día y ya querés empezar a comer!" prosiguió a pesar de que él también sentía hambre, aunque ocultándolo por la vergüenza de cenar con la presencia del Sol.

- Uh, este cambio de hora y la... - se lo escuchó decir a Antonio por lo bajo.

Así el viejo se empezó a hacer problema por lo inútil, según él, del adelantamiento de una hora sugerido por el gobierno. Y, en uno de los movimientos quizá más felices y acertados de Lucas en su vida, manoteó el control remoto y prendió la tele para la distracción del padre. El canal que estaba puesto de antemano era TyC Sports. Problemas en Racing. Todo mal para estas almas blanquicelestes. Lo corrieron. Lo dejaron en Todo Noticias. Antonio se entretuvo porque a un costado de la pantalla estaban los numeritos de la quiniela (que nunca le jugaba, pero siempre le pegaba), pero de repente, la pantalla se vio invadida por el URGENTE. La voz del periodista lo contaba "Incendio en Lanús, en una fábrica de tapas para empanada".

A Antonio se le agrandaron los ojos y le entró una especie de melancolía. No tenía esa sensacion por las familias que perderían su trabajo, no. Tuvo una emoción homerosimpsoniana. Imaginó que esa fábrica de tapas para empanada se convertía en un horno gigante en el que su mujer había puesto con empeño su comida, se le habría pasado el tiempo y se quemarían. Quedando de esas futuras empanadas sólo cenizas.

Golpeó la mesa, esto no podía quedar así. Se levantó de la silla y le gritó a la doña que suspenda el churrasco. "Hoy quiero que me cocines empanadas" le exigió.

- Uh, empanadas, no... - protestó Lucas que había sido de esas empanadas que bailan en la calle y encima no le fue bien y lo echaron.

- Pero, - respondió la mujer conservando la quietud de siempre para con su marido - las tendría que haber preparado antes, ahora van a salir a las milquinientas.

- ¡No me importa, - vociferó caprichosamente - quiero comer empanaditas hoy!

La mujer se hartó y le tiró algo por la cabeza. Era un imán que tenían en la heladera con el número de un delivery.

Antonio comió lo que quería al final. Pero sabiendo que, para él, el horno se había destruido igualmente ya que la empanada argentina se había perdido, como casi todo el patrimonio nacional, y que ahora venía por "delivery" y se come de un modo más yanqui.

---------------------------------------------------------------------------



¡Volvé cuando quieras!

19 comentarios:

El MeLLi dijo...

Jaaaaa

Ya no nos queda nada ...

Y aguanten las empanadas que bailan.

Sapa dijo...

"Tuvo una emoción homerosimpsoniana."
Mmmm me parece que te voy a robar la expresión :). Simpatico relato de una triste realidad industrial.

Horacio dijo...

y bueno, habrá que comer pizza

Dalma dijo...

che, ustedes los argentinos se hacen mucha mala sangre por cualquier cosa, no?

pah, esa foto de las empanadas me dieron ganas de cenar eso esta noche.

QUIERO EMPANADAS YAAAAAA!!!!!

Octavio dijo...

Una muy interesante forma de plantear el problema.
Interesante como desarrollaste el relato. Me hizo acordar, en algunas cosas, a mi querido Arlt. Un Arlt de 2008. Tal vez por lo caricaturesco y grotesco.

Un lindo fresco, resumo.

Pumpkins dijo...

nu che, el sabado pase por la fabrica a ver como estaba y la estan reconstruyendo...


vamoss q todavia vamos a poder comer los fideos y ravioles y esos ñoquis de la salteña q se pegotean todos :P

KAZ dijo...

Melli: jaja, sí, todos mis respetos a las empanadas que bailan.

Sapa: gracias y roba todo lo que quieras de aca (pero poniendo mi nombre obvio :P)

Horacio: si, pero el tipo sólo quería comer empanadas, estaba encaprichado.

Dalma: jaja, sabía que a alguien le iban a dar hambre (como a mí)

Octavio: ¿en serio? gracias ;)

Pumpkins: uh, sí, con lo que me gustan los ñoquis de la Salteña :P

Roky Rokoon dijo...

que miseria, tres empanadas, diria brandoni. ni verduras nos quedan

Natu dijo...

No podes poner esa imagen con el hambre que tengo a las 17.43 de la tardeee!!!! Este blog es maléfico!!!:P

KAZ dijo...

Roky, tal cual "¡qué miseria!" jaja.

Natu, tenés razón, me sentí un poco malvado al poner esa foto ante oficinistas en pleno horario de trabajo :P

Annie dijo...

Yo también vi esa noticia... Me gustaria leer más de que opinás sobre el cambio de la hora: yo lo odio!!!

Besos!

gonza dijo...

ahora me dieron ganas de comer empanadas

le vendimos a los yankies hasta las "empanadas salteñas". un desastre

KAZ dijo...

Annie: en realidad el post iba a ser por le cambio de hora pero se me fue por las ramas (o por las empanadas, que se yo):p

Gonza: jaja, sí, y si seguía Menem a lo mejor hasta la Provincia de Salta quedaba Yanqui :S

forden dijo...

Tinto y empanadas al horno de barro que se encuentra en un lugar con aire a eucalipto.

veroblog dijo...

11.15 am y veo esa foto! no podés...

quericoempanadascalentitas
de longaniza y queso.. mmmmmm

KAZ dijo...

Forden: Exactamente, buena metáfora ;)

Veroblog: Sí, fue medio crápula de mi parte poner esa foto, lo sé, jajaja.

Horacio dijo...

yo lo dejaría un par de días sin comer, vas a ver cómo come la pizza

KAZ dijo...

Jajaja, sí, habría que probar. Igual habría que darsela sin el cartón porque por ahi también se lo morfa...

yayitake dijo...

My cousin recommended this blog and she was totally right keep up the fantastic work!

generic nolvadex