FIJATE LO NUEVO

lunes, 22 de marzo de 2010

El Zorro y la Argentina

Qué bueno es almorzar con El Zorro, ponerlo a las doce debe ser lo mejor que ha hecho Canal 13. Es buenísimo porque - al contrario de los noticieros y el imaginable bodrio trillado de "Lo pedís, lo tenés" - este programa es divertido e interesante. Destaco el progresismo de Diego de la Vega luchando contra los atropellos de los comandantes si bien nunca discutió la Autoridad Real (similar a lo que pasa con las obras de Lope de Vega).

También resalto que el país sea nombrado en alguno de los capítulos. Claro que uno se debe conformar con poco: la mención no dista mucho al vacío pero emotivo "hola Aryentinaa" de los músicos extranjeros. Los argentinos que aparecen son contrabandistas de botas (lindo papel) y hacen alarde (¿cuándo no?) de sus boleadoras. Aquí los guionistas tienen un error comparable a considerar a Buenos Aires capital de Brasil: luciéndolas, el argentino le dice a Bernardo "con esto acostumbramos en Sudamérica a atrapar a las ardillas." ¡¿Ardillas?! En fin...

¡Pero la mención de la Argentina no termina aquí! Se da luego de un modo tal vez más sutil y hasta subliminal. La escena: la Posadera y un Americano prófugo hablando mal de un tal... "Don Carlos".

P: - Aún está usted en peligro. Don Carlos y sus hombres lo están buscando de nuevo. (Claro, el tipo está prófugo pero Don Carlos con Moreno y Acero Cali lo persiguen, no está tudu legal)

A: - ¿Qué pasa con ese Don Carlos? ¿Nunca se da por vencido?

P: - Jamás olvidará que usted lo golpeó. (¿Qué? ¿Lo agarró a palos a Don Carlos? ¡Ídolo!)

A: - Ja, no lo lastimé, ¡suerte que no le dí mi golpe montañés sino a esta hora todavía estaría dormido!

P: - Pero Don Carlos es de una familia muy aristócrata (¡lo sabía!) y es muy orgulloso (puf, no, si no nos habíamos dado cuenta...)

A: - ... Y malvado. ¡Ese hombre es peor que una bolsa llena de escorpiones! (Bravo, esto supera a "Don Carlos es un pelotudo" del Facebook.)
(...)

P: - Oh, ¿por qué es tan testarudo? ¿Valen más sus pieles que su vida? (Al menos está el IVA y Vuelta, che...) ¿No sabe que Don Carlos lo busca con un perro sabueso? (Claro, ¡los reconocidos sabuesos de la AFIP!)

A: - Ja ja ja, ¡le aseguro que ese perro sarnoso no podrá seguir mis huellas, nadie podrá hacerlo! (Uh, Americano, a la final sos más negrero que Don Carlos hace un click)
Sí, ya sé, eso me pasa por confundir el orégano con otra cosa a la hora de prepararme la comida... Larga vida a El Zorro. ¡Volvé cuando quieras!

lunes, 15 de marzo de 2010

Un abrazo

Estoy a tres cuadras y ya reconozco el color de voz de Darín deseando a la concurrencia que disfrute del espectáculo. Acelero el paso, ya está tocando Gieco y está con... ¿Con quién más? Ah, es Santaolalla, mirá vos. Busco el camión de Red Solidaria, entrego las cajas de leche; los voluntarios agradecen a algunos, están atareados. Entro por un acceso lateral. Mañanas Campestres sonando. Se despiden los dos artistas para darle lugar a Cerati. Mientras tanto busco infructuosamente en la masa a un amigo trasandino de la facultad. Mi hermano estaba en viaje. Escucharía al ex soda sin compañía de nadie más que de la gran multitud que se había congregado. "Tengo una relación especial con Chile, mis hijos nacieron allí" confiesa el músico mientras pienso en mi propio parentesco con ese país: allí nació mi madre, allí viven mis primos, mis tíos, de allí me guardo los mejores recuerdos...

Si bien no soy devoto de Gustavo me sorprendieron las violas y la reacción que provoca en el público. Sube Calamaro e interpretan dos temas. Más tarde encuentro a mi brother antes que se anunciara que iba a tocar Pedro Aznar. Él decidió homenajear atinadamente a Violeta Parra y a Victor Jara. Le pasa la posta a uno de los organizadores, León Gieco. Abre su concierto emotivamente con La Memoria y Cinco siglos igual, tema dedicado a - como dijo él y como digo yo - uno de los grandes presidentes que tenemos en Latinoamérica, Evo Morales. La fiesta latinoamericana continúa con todo el power de D-Mente acompañando a León. Nunca pensé que podía sonar tan heavy; es increíble cómo transformaron temas como El Fantasma de Canterville.

Más tarde, los Fabulosos Cadillacs llegan con Manuel Santillán, el León, tema que me hace saltar tanto. "Somos hermanos de los chilenos y hermanos somos todos en mundo. También son amigos, y cuando un amigo se lastima o sufre, se le pregunta ‘qué necesitás, acá estoy’. Es un honor y un placer mirarnos a la cara de esta manera" dice Vicentico. A toda la banda le tocó vivir en carne propia el maldito terremoto porque iban a tocar ese fin de semana en Viña y en el Teatro Caupolicán. Flavio toma el control del micrófono y no canta Guns of Brixton, canta Guns of Chile. Luego suena Mal Bicho que contiene un ritual que hace arrodillarnos y, esta vez, implorar clemencia a la Madre Naturaleza para renacer en un furioso "Digo No."

Vuelve a subir Gieco junto con Hilda Lizarazu, Javier Calamaro y los presentes Cadillacs para tocar Matador ("Victor Jara no calla"). Cierran con Sólo le pido a Dios, tema que fue compuesto a causa del conflicto por el Beagle.


Veo banderas chilenas entre el público. Desde un sector surge un "olé olé olé olé, Chile Chile." América del Sur late con fuerza. Qué equivocados estaban los que culpan a todo el pueblo trasandino por cierta decisión de un dictador asesino como Pinochet. ¿No terminan siendo esos pensamientos más funcionales a Inglaterra? No hace falta profundizar la idea demasiado. Pero el sábado se dio un gran paso en la unión regional. La ayuda, el abrazo, los artistas, León y Evo son elementos alentadores. ¡Qué orgullo es ser latinoamericano!

lunes, 8 de marzo de 2010

Saber

El noventa y nueve por ciento de las críticas que hacemos en los blogs a frases populares o refranes abundan en inconsistencias, filosofía barata, chistes o trivialidades a modo de ejemplo, refutaciones de baja estofa, vagas ideas, lamentables conclusiones... No obstante, KAZ se embarca en otra de esas desgraciadas aventuras en este post analizando el popular dicho "más vale saber un poco de todo que todo de un poco."


... Sí, te quiero ver en un avión y que el piloto sepa un poco de todo. Resulta que hay tormenta, harta turbulencia, rayos del terrorista de Zeus... Y quien conduce tiene cierta idea de cómo solucionar inconvenientes con el bidet, componer sonetos, esterilizar gatos y algún que otro conocimiento de aeronavegación pero que con eso se arregla para ir y venir en un Austral en condiciones normales. Pero acá hay tormenta, el avión se está cayendo... ¿No valoraríamos más que el tipo sea un experto de eso? ¡Qué nos importa que sepa manejarse con el bidet, los versos belenfrancescos y los genitales felinos! ¿Qué nos importa a nosotros que sea un gilastro que no pueda dar dos pasos en la calle si es el gran piloto de tormentas? ¿Qué le importaría al mismo tipo si hasta él zafaría del destino horrible al que se dirige?

¿Con este ejemplo desprestigio la frase? Para nada, un ejemplo siempre puede ser pernicioso. Y más si estamos en una bitácora de dudoso valor científico.

Si lo vemos desde otra óptica, la frase es - a mi juicio - muy positiva. Saber un poco de todo más que todo de un poco. ¡Es una frase de total insurrección al modo de producción! ¡Rebeldía pura frente a la división del trabajo! Antes todos sabían variados oficios, antes del taylorismo y el fordismo que prefirieron que el obrero hiciera sólo una parte de la producción y quede recluido a un sólo oficio tal vez para siempre.

¿En qué quedamos? Tal vez sí sea más valioso saber de todo un poco pero convengamos que todos deberíamos ser expertos en alguna cosa (más si estamos en un avión). Es el método del Ciclo Básico de la UBA: tenés Sociedad y Estado aunque al final busques ser bioquímico ya que no podés tener un título de algo sin saber quién fue Alvear o Cámpora.

Aunque ojo, ¿no valdría más que todos fuesemos expertos en algo distinto? De esta manera, egoísmos aparte, todos nos consultaríamos y tendríamos las mejores respuestas. Sería una suerte de utopía de solidaridad orgánica pero ¿por qué no?

¿Qué les parece? Pregunto porque ustedes suelen saber más que yo. Y para no incurrir en conclusiones y refutaciones varias, claro. Veamos...

Volvé cuando quieras.

lunes, 1 de marzo de 2010

Una Policía Ska

¿Vieron que la Policía de Macri está lookeada con cuadritos blancos y negros? Cuadritos que a algunos harán evocar la bandera de las carreras, a otros a un tablero de ajedrez... A mí me hacen recordar al estilo que representa a mi género musical favorito: el ska.

Mientras llegaba a Retiro en el Mitre me preguntaba: ¿cómo sería una verdadera Policía Ska? En principio, me dije, distaría mucho de la del Pro por su ideología netamente antifascista. De todos modos, ¿sería tan descabellado?

Vayamos a las raíces del movimiento rude boy. En Inglaterra, un rude boy era aquel inmigrante jamaiquino fanático del ska y el rocksteady (variante más lenta del género) que usaba una vestimenta aparentemente elegante - tal vez imitando personajes de películas de gangsters estadounidenses - y pelo corto (copado, ¿qué cana usa pelo largo?). Estos muchachos eran de clase trabajadora y no tardaron en juntarse con británicos con los que compartían preferencias musicales e ideología. De aquí surgen, y tal vez nos vamos encaminando a la analogía con Macri, los famosos skinheads.

Las noticias que tenemos hoy en día de los cabeza rapada consisten en ataques brutales y pintadas neonazis. Sin embargo, (la comparación puede ser perniciosa pero Macri abrió su campaña de la mano con una nena de la villa) esta tribu urbana en sus comienzos votaba partidos de izquierda y escuchaba ska y ya reggae. ¿Cómo pudo un movimiento cercano a Marx que escuchaba música negra terminar más cerca de Hitler? Primeramente debemos decir que los skins sufren una fractura cuyas fracciones ideológicas aún persisten. ¿Pero quién fue la manzana que pudrió el canasto? Los skins continuaban escuchando ska pero dieron espacio al punk y en medio de esta incursión, su imagen fue manipulada por el Frente Nacional (partido ultraderechista) y en los medios de comunicación se propagó un nuevo rostro de este movimiento.

Como había dicho, los cabeza rapada se fraccionan: quedan por un lado los clásicos skins, otra división comunista, otra anarquista que haría surgir bandas como Ska-P, otra antiracista y apartidista llamada SHARP (Skin Heads Against Racial Prejudice, es decir, skins contra el prejuicio racial) y, la que nos interesa, el fruto del partido de ultraderecha. Me abstengo de comparar estas divisiones con la antinomia Federal-Metropolitana porque estos primeros no son ningunos izquierdistas ni antiracistas.

Ah, un dato no menor, además entre las filas skins nació una vertiente que se caracterizó por hacer estragos en los estadios de fútbol: los hooligans.

Tal vez esos cuadritos blancos y negros son un intrincado mensaje subliminal. A simple vista los confundí con la música alegre y antifascista del ska, pero si indagás bien podés encontrar ideología derechista, racismo, vía libre para los barrabravas... en fin, policía.

Más sobre los skinheads:
http://punksunidos.com.ar/punk/skins/; http://es.wikipedia.org/wiki/Skinhead